Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X

Prepárate para la lactancia

(0 opiniones)

¡Es el momento! Con estas recomendaciones vas a estar lista para amamantar a tu bebé

Miércoles, Marzo 6, 2019 - 12:27

A lo largo del embarazo tus pechos cambian a prepararse para la lactancia, conoce qué puedes llevar a cabo para cuidarlos.

Desde el comienzo del embarazo has podido ver cambios en tu cuerpo, esto se originan porque algunas hormonas te están mejorando para que consigas dar a tu hijo todos los nutrimentos que requiere para crecer y desarrollarse a lo largo de estos 9 meses.

Cambios notorios

 

Uno de los cambios más notorios es el incremento de tamaño de tus pechos, los cuales se están mejorando para la lactancia materna. Precisamente, entre la 6ª y 8ª semana de embarazo puedes empezar a ver algunos cambios en tus pezones y areolas.

El volumen de tus senos incrementa por la producción de prolactina, ésta hormona es la encargada de producir la leche de la mamá. Al preparase para la producción, los tejidos de tus senos guardan un algo más de grasa y los conductos por los que saldrá la leche se multiplican.

Las tetillas crecen un poco, verás que están más sensibles, y la areola se hace más importante, con una coloración más fuerte y se empiezan a ver bultitos cerca del pezón.

 

La precaución de tus senos

 

Una preocupación que a lo mejor tienes es que luego de ofrecerle pecho a tu niño recién nacido logren quedar colgados o caídos.

Pero, opuesto a lo que se piensa, no es la lactancia lo que perjudica de manera directa a tus pechos, sino el incremento de volumen a lo largo del embarazo. Por lo que, tienes que cuidarlos por medio de la selección de un sostén que mantenga los senos firmes, con una copa de buen sustento y con tirantes anchos para sostenerlos de manera correcta sin comprimirlos.

En este momento es más habitual que consigas sostenes de maternidad, estos tienen un ganchito en la parte de la copa que puedes remover y poner para hacer más simple la lactancia.

 

Estrías

 

Otra cosa que puede inquietarte son las estrías en tus senos, para esto, hidrata tu piel con una crema particular para humectar esta región y dales un masaje con suavidad, empezando con movimientos circulares, cuidando no untar sobre el pezón.

 

Pezones

 

Probablemente, y desde el 5º mes, notes que sale un líquido amarillo y espeso del pezón, esto no debe inquietarte. Hablamos de la aparición de calostro. No intentes alentar esta salida, pero si se forman pequeñas costras, retíralas con suavidad ablandándolas con compresas húmedas tibias, para que logre continuar saliendo.

Desde el 8º mes, y si tienes pezones retraídos o planos, puedes masajearlos y presionarlos delicadamente entre el pulgar y el índice, para ayudarlos a que se formen un poco mejor y que cuando nazca tu niño sea más sencillo que logre pegarse a tu pecho.

Los bultitos que has podido ver que están en tu areola y cerca del pezón se los conoce como glándulas de Montgomery, que secretan un aceite natural que contribuye a que tu pezón esté hidratado y te dan custodia contra las bacterias.

Es considerable que cuando te bañes no te talles las tetillas con jabón, ni que les coloques cremas u otros ungüentos, puesto que el aceitito natural que produces se eliminaría propiciando que se resequen o agrieten.

En este momento que ya conoces estas sugerencias, no necesitas llevar a cabo nada más para elaborar tu cuerpo para la lactancia. La naturaleza es inteligente y cuando llegue el instante tus pechos van a estar preparados para este desarrollo tan hermoso.

Cuéntanos tus inquietudes e inquietudes sobre este tema.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones