Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir Artículo
X

Aprendiendo sobre la alimentación y el Hierro en la dieta diaria

(0 opiniones)

Cuidar las necesidades nutricionales de los bebés en cada comida puede ser un desafío, y más cuando hay que agregarle la preocupación de combatir la deficiencia de hierro o la anemia de tu bebé.

Jueves, Septiembre 20, 2018 - 12:00

Hay tanto en juego. Las deficiencias nutricionales en la infancia pueden afectar el crecimiento y desarrollo de tu hijo. Y podría haber problemas en el largo plazo también. Todo lo que los bebés comen, juega un papel importante en su crecimiento, en el desarrollo de su cerebro y sistema inmune. ¡Es muy importante que las madres lo tengan en presente!

Mientras las razones detrás de la deficiencia pueden ser variadas – como por ejemplo relacionadas con la dieta, derivadas de la introducción tardía de alimentos ricos en hierro, así como el hecho de que las necesidades nutricionales de tu bebé, incluyendo los requerimientos de hierro, aumentan a medida que crece - es lógico pensar que hay algunas buenas reglas generales para incluir alimentos ricos en hierro en la dieta diaria de tu bebé.

Debes tener en cuenta que, debido a que los bebés tienen estomaguitos pequeños, necesitan que en porciones pequeñas se concentre la mayor cantidad de vitaminas y minerales, además de las calorías, para un buen aporte nutricional. ¡Las necesidades de hierro de un bebé son 5 veces superiores a las de los adultos! Y es por eso que debemos tener cuidado con las "calorías vacías", las cuales provienen de alimentos que aportan muchas calorías y pocas vitaminas y minerales como las coladas. Tu bebé debe estar recibiendo un promedio de 30% a 90% de todos los micronutrientes clave de sólo el 25% de su consumo de energía, es decir, sus calorías. Y el hierro se debe imponer por sobre los demás.

Una regla general importante en la planificación de las comidas diarias de tu hijo es mantener un equilibrio y asegurar que contengan verduras ricas en hierro. Además, la carne de res es una de las mayores fuentes de hierro biodisponible que hay, lo que significa que el cuerpo absorbe un mayor porcentaje de los minerales que se encuentran en ella.

Los alimentos fortificados con hierro ayudan a reducir el riesgo de deficiencia de hierro y anemia por deficiencia de hierro. Los alimentos fortificados con hierro, como Cerelac o Nestum, que además están enriquecidos con vitaminas y minerales, son una manera fácil y sabrosa de acortar la brecha nutricional, ya que una sola porción de estos cereales infantiles aporta el 50% del hierro que tu hijo necesita a diario*. Incorporarlos en la dieta de tus bebés es una gran manera de proporcionar los nutrientes esenciales y la energía que tu bebé necesita para un adecuado crecimiento y desarrollo saludable** en pequeñas porciones para su estomaguito. Además, tienes verduras como el brócoli que aporta el 14% del hierro diario del bebé en cada porción (100 g).

Como puedes ver, hay un montón de cosas que puedes hacer para asegurar que tu bebé está recibiendo todo el hierro que necesita para una buena salud, tanto ahora como en el futuro.

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones